domingo, 27 de mayo de 2018

La cara externa en busca de una cirugía

 
La Cancillería analiza consulados y embajadas. No se descarta la reducción de personal. El Instituto de Altos Estudios Nacionales será el encargado de capacitar.
3 meses espera tomarse la Cancillería para terminar la aplicación de la reestructuración.
Se trata de una nueva oferta de optimización. El servicio exterior ecuatoriano entró en un proceso de reestructuración que busca terminar con la “discrecionalidad” al momento de asignar personal en embajadas y consulados y potenciar la presencia del país en el mundo.
Para esto, el presidente Lenín Moreno aprobó la aplicación de una “plantilla óptima” que fue elaborada por un equipo técnico de Cancillería, en la que están ingresadas todas las características cuantitativas y cualitativas de las cerca de 140 sedes diplomáticas que tiene Ecuador.
Esta no es la primera vez que se habla de mejorar el funcionamiento de la diplomacia ecuatoriana. En mayo de 2016, el entonces canciller Guillaume Long le dijo a EXPRESO que se estudiaba la forma de optimizar recursos en toda la Cancillería, en una época en la que se empezaba a sentir la crisis. Nunca se conocieron los resultados de ese estudio o si finalmente fue ejecutado.
En el Ministerio de Relaciones Exteriores califican como “inédita” la creación y aplicación de la plantilla óptima. La canciller María Fernanda Espinosa, antes de acogerse a la licencia para promocionar su candidatura a la presidencia de la Asamblea de Naciones Unidas, dio algunos detalles.
La funcionaria explicó que se está tomando en cuenta el tamaño de la embajada o consulado, el número de ecuatorianos que viven en el país en el que se ubica la legación y la demanda de trámites que existe en esta. También qué agenda bilateral mantiene Ecuador con la otra nación.
“Con eso sabemos qué tipo de perfiles necesitamos, cuántos funcionarios tienen que estar en ese sitio y que no haya discrecionalidad, que si tengo un ‘amiguito’ no es que le puedo poner por acá o por allá”, dijo Espinosa.
Esa justamente ha sido una crítica constante a la actuación del anterior gobierno durante la década pasada. Exdiplomáticos calculan que en este tiempo el personal de Cancillería se triplicó con personas que tienen poco o ningún conocimiento de política exterior.
El excanciller Marcelo Fernández de Córdoba es cauto con respecto al ofrecimiento de las actuales autoridades. Considera que el cambio de funcionarios sería poco eficaz si permanecen autoridades que tienen una línea similar a la del anterior gobierno.
Espinosa también informó que se reactivará la Academia Diplomática y se empezará a dar capacitación académica constante a los funcionarios que ya son parte de Relaciones Exteriores. Para eso se trabaja en un convenio con el Instituto de Altos Estudios Nacionales (IAEN).
Patricio Zuquilanda, excanciller, muestra un optimismo a medias por el anuncio. Él fue uno de los creadores de la Academia y considera que retomar esta idea es importante, siempre y cuando se impartan conocimientos acordes con la realidad actual del mundo. Rechaza, sin embargo, que la capacitación esté a cargo del IAEN, porque considera que se trata de una institución “ideologizada”.
Este proceso, según Cancillería, no implica el cierre de embajadas o consulados, pero sí se producirá una reducción de aproximadamente el 10 % de funcionarios en el exterior.

Fuente:http://www.expreso.ec/actualidad/cancilleria-embajadas-politicaexterior-ecuador-LN2197269