RADIO PLAYAS.NET EN VIVO

miércoles, 17 de mayo de 2017

Desesperados por estudiar

Realidad. Más de 650 bachilleres se graduaron en Playas. Solo un grupo minoritario estudia o trabaja.

Los bachilleres de Playas solicitan la apertura de una universidad en el cantón. Viajar a diario a Guayaquil les resulta muy costoso

Carlos puso todo su empeño por graduarse como bachiller en un colegio del cantón, lo logró con una calificación de 10/10. Sus padres, de modesta condición económica le hicieron una comida a la que invitaron a sus amigos, quienes lo felicitaban porque pronto iría a la universidad. Al menos ese era el plan.
Sin embargo, han pasado casi dos meses y no ha conseguido su objetivo. El resultado: frustración.
El caso de Carlos no es el único en Playas. La mayoría de los bachilleres, del total de 681 graduados en 13 unidades educativas, según datos del distrito de educación zonal, no consigue estudiar porque le falta, sobre todo, dinero.
“No queremos ver más jóvenes frustrados, ni talentos que se pierdan por falta de educación superior”, precisa Dani Mite, quien lidera a un grupo de jóvenes que lucha porque se construya o aperture una universidad o centro tecnológico en el lugar.
De mil estudiantes que se gradúan cada año, explica Mite, solo un porcentaje mínimo logra ir a la facultad. “Y es que solo los costos de pasaje y una media comida, suman $ 300 mensuales, pese a estar ubicados muy cerca de Guayaquil, que es donde se encuentran estos institutos”, precisa.
Mite, que fue padrino de 4 bachilleres hace poco, asegura que ninguno estudia ni trabaja.
Sabe que la extensión de la Universidad Estatal Península de Santa Elena (UPSE), que hace cinco años funcionó en Playas, no puede reabrir sus puertas por el tema de la categorización (estuvo en la C). Por eso su objetivo es que el Municipio recupere los predios donde fucionaba la sede para que ahora funcione un centro educativo privado.
Kevin Cruz, también miembro del movimiento cívico, asegura que empezarán una campaña de recolección de firmas que avalen su petitorio.
Respecto al tema, Pablo Ramírez, director de planificación del Cabildo, aseguró que la municipalidad entregó en comodato el terreno a la UPSE. Actualmente se trabaja en el proceso de reversión, dijo.
Indicó que se están realizando gestiones con universidades privadas que estén interesadas en poner una extensión de sus campus en el cantón. Cualquiera que acepte, dijo, deberá tener en cuenta que los costos a pagar por su educación necesariamente deberán ser menores a los que se paga en la ciudad, por ejemplo.
“Qué pasará, más que del Municipio, dependerá de las entidades educativas y el Consejo de Evaluación, Acreditación y Aseguramiento de la Calidad de Educación (Ceaaces). Todo esto ya lo hemos conversado con los chicos y los directivos de la misma UPSE”, aclaró.
“El Puerto de Aguas Profundas en Posorja, el aeropuerto en Daular, determinados proyectos ecológicos, son opciones de trabajo para nosotros. Queremos ahora o más adelante trabajar. Sin embargo nadie nos contrata. No lo hace porque no estamos preparados y no tenemos título académico”, decretó Manuel Ordóñez.
Edison García, otro recién graduado, por su parte dijo que no se puede cifrar la esperanza en una extensión universitaria. “También hay otras opciones. Podemos estudiar a distancia o apostarle al emprendimiento...”.

Fuente: http://www.expreso.ec/actualidad/desesperados-por-estudiar-MB1322860